senderos de extremadura
peñón

PARQUE

NATURAL DE

MONFRAGÜE

Agustín Melchor Terrón. Geógrafo


[Establecimientos de Torrejón el Rubio en ALEX]

  Situado en la provincia de Cáceres, tiene una superficie de 17.852 hectáreas, afectando a siete términos municipales: Casas de Miravete, Jaraicejo, Malpartida de Plasencia, Serradilla, Serrejón, Toril y Torrejón el Rubio; Incluyendo dentro de sus límites a la Sierra de Mingazo, además del tramo del río Tajo desde el denominado Salto del Corzo (al Este) hasta sobrepasar el Salto del Gitano (al Oeste). De ésta manera va a presentar una situación clara en la confluencia de los ríos Tajo y Tietar, siendo las poblaciones más cercanas Plasencia (a 25 Kms. ), Torrejón el Rubio (a 16 Kms.), Trujillo (a 42 Kms.), etc. La distancia del Parque a la capital cacereña es de 80 Kms.flor

  Mediante el Real Decreto 1.927/1.979 de 4 de Abril (B.O.E num.188 de 7 de Agosto de 1.979) se crea el PARQUE NATURAL DE MONFRAGÜE. Su declaración se justifica "en la representatividad del bosque mediterráneo y los valores faunísticos del enclave y el deseo de preservar estos parajes y la necesidad de acondicionarlos adecuadamente para que puedan ser admirados y disfrutados por generaciones presentes y futuras".

  Este hecho es la culminación de un proceso reivindicativo por parte del colectivo conservacionista para preservar un espacio de indudable valor ecológico. El principal argumento que llevó a asociaciones proteccionistas a reclamar un estatuto especial de protección para el entorno de Monfragüe estaba sustentado en la oposición y rechazo a la aplicación de la política forestal que estaba llevando a cabo el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA). Según las asociaciones y diversos particulares, ésta política, basada en la sustitución de la vegetación autóctona por especies de rápido crecimiento cómo el eucalipto (Fucaliptus globulus), estaba provocando en el área considerables transformaciones al eliminar la vegetación original y por tanto poner en peligro el ecosistema mediterráneo, ampliamente representado en éste espacio. A partir de estos momentos se paralizaron las repoblaciones de eucalipto, que estaban alterando el área de forma clara y nefasta.cabaña

  Sin embargo, ya desde antes de la creación del Parque en terrenos de propiedad privada, Cámaras Agrarias y Ayuntamientos cuyos términos municipales resultaban afectados por el mismo, manifestaron sus temores (incluso su oposición) a ésta declaración de Parque Natural ante las previsibles limitaciones de usos y aprovechamiento que históricamente han sido: los recursos cinegéticos, en esencial la caza mayor, y los recursos forestales, asociados a la producción del corcho. Cómo vemos son recursos propios de áreas abruptas y, consecuentemente, deprimidas.

   Esta oposición original se ve justificada ahora más que nunca, sobre todo si tenemos en cuenta que el recurso de la caza se ha suprimido cómo tal, además de las consabidas limitaciones de uso del territorio que los habitantes de este entorno han estado experimentando desde la creación del Parque. Además todos estos aprovechamientos y usos del medio han permitido a lo largo de todos los siglos transcurridos antes de la declaración de Monfragüe como Parque Natural, que este espacio en cuestión tuviese y mantuviese la riqueza natural de que es portador actualmente. No olvidemos que su declaración cómo Parque no fue por presenciarse un inadecuado aprovechamiento del medio, sino por preservar dicha riqueza ante posibles alteraciones futuras.matorral

  Breve reseña histórica:

  La comarca de Monfragüe estuvo habitada desde la más remota antigüedad. Su poblamiento se vio favorecido por la situación estratégica de las sierras en que se enclava, ya que dominan extensas llanuras, y además por la abundancia de pesca, caza y frutos silvestres. Los vestigios humanos más antiguos de que se tienen noticias son las pinturas rupestres aparecidas en el roquedo, que representan núcleos familiares, animales y escenas de caza (aquí ya podía observarse el uso de este entorno por parte del hombre primitivo); A partir del siglo VI a. de C. Ocuparon la comarca tribus celtas de los Vetones, emplazando sus castros en lugares prominentes de terreno, desde donde postcastilllo de monfragüeeriormente opusieron resistencia a la dominación romana. "Monfragorum" (monte fragoso) fue el nombre que los romanos dieron a estas escarpadas sierras próximas al Tajo. Los árabes lo denominaron "Al-Mofrag" (el abismo) y a ellos se les atribuye la construcción del castillo, que en dicho Parque existe, aunque es posible que lo hicieran sobre otra fortaleza ya existente, prerromana o visigoda. De esta manera, el nombre actual se lo debemos a esta doble etimología, perfectamente aplicables tanto a una cómo a otra por las características físicas que este espacio posee, ya que la conceptualización que estas antiguas civilizaciones tuvieron de este territorio se esgrime como uno de los factores emblemáticos del actual paisaje extremeño.

   A mediados del siglo XV (en 1.450) fue construido sobre el Tajo, junto a la desembocadura del Tiétar, el Puente del Cardenal Juan de Carvajal, constituyéndose en uno de los pocos lugares por los que se podía atravesar el río. Esto supuso un auge notable del tráfico de personas y mercancías por Monfragüe, lo que también supuso un gran beneficio para los bandoleros, que aprovechaban el carácter solitario y agreste de estos paisajes para asaltar y saquear a los viajeros. Así adquirió su fama el Puerto de la Serrana, lugar donde se producían los asaltos con gran frecuencia; y para acabar con esta situación, en 1.789 el Rey Carlos III fundó la aldea de Villarreal de San Carlos, a media distancia entre el puente y el puerto. He aquí el origen de este municipio.

   Aspectos biológicos:

  Monfragüe se configura cómo uno de los espacios más característicos y mejor conservados del ecosistema de bosque esclerófilo perennifolio mediterráneo. Aquí coexisten y se interrelacionan especies florísticas y faunísticas de especial interés, debido a lo exiguo de sus poblaciones, constituyéndose en algunos casos cómo uno de los últimos reductos para su supervivencia.astados

   La flora y vegetación de Monfragüe están condicionadas por los dos factores físicos más importantes para las plantas: el clima y el suelo. El clima es de tipo mediterráneo, tanto por su altitud y precipitaciones cómo por su termocidad (altitud moderada y temperaturas templadas, además de precipitaciones en otoño y finales de invierno-primavera, con fuertes sequías en los meses estivales). Los suelos están constituidos por tierras pardas silíceas, caracterizadas por su pobreza y fragilidad ante la erosión.

   Las especies vegetales autóctonas de porte arbóreo están formadas por árboles esclerófilos (Quercus rotundifolia), alcornoques (Quercus suber) y quejigos (Quercus faginea), entre los más importantes. El material o monte bajo está compuesto por arbustos de hoja perenne, también de ámbito mediterráneo. Hay que decir que la topografía del territorio establece diferencias microclimáticas: de manera que en la solana predominan plantas termófilas cómo la charneca (Pistacea lentiscus), el mirto (Mirtus communis) y el acebuche (Olea europaea sylvestris), mientras que en la umbría se establece mejor el madroño (Arbutus unedo), el durillo (Viburnum tinus) y la cornicabra (Pistacea terebinthus).

   En los roqueados de cumbres, cómo consecuencia de la falta de suelo, aparecen encinas (Quercus rotundifolia) muy alteradas en su composición y estructura, acompañadas del enebro (Juniperus communis). A éste último podemos observarlo a menor altitud en las laderas de solana cuando existen afloramientos cuarcíticos.jarales-ahulagares

  Los matorrales de sustitución en los lugares de mayor degradacn son predominantemente jarales (Cictus ladanifer). Este matorral también acusa el efecto de solana-umbría: así, en las solanas aparece sobre todo la asociación de jarales-ahulagares (Cictus ladanifer-Genista hirsuta), mientras que en las umbrías domina la asociación de jarales-brezales (Cictus ladanifer-Erica australis). En ríos y arroyos la vegetación es edafólia (dependiente de la humedad del suelo). En las zonas más umbrosas encontramos alisedas (Alnus gkutinosa), mientras que en la más soleadas encontramos fresnedas (Fraxinus angustifolia) y saucedas (Salis alba).

   Para hacernos una idea del valor faunístico de Monfragüe, basta con decir que en una extensión de 17.582 hectáreas se han catalogado 286 especies de vertebrados: 52 de mamíferos, 173 de aves, 20 de reptiles, 15 de anfibios y 26 de peces. Algunas de ellas constituyen las colonias más numerosas que se conocen en el mundo, cómo es el caso del buitre negro (Aegypius monachus), que cuenta con 214 parejas dentro del Parque. También el buitre leonado (Gyps fulvus) es abundante en este territorio, con 260 parejas. Estas aves están consideradas en peligro de extinción, según se desprende del Anexo I del Real Decreto 439/1.990 de 30 de Marzo por el que se crea el Catálogo de Especies Amenazadas. También otras especies están incluidas en éste catálogo: el águila imperial(Aquila heliaca), con 5 parejas en el Parque y 4 en su entorno; la cigüeña negra(Ciconia nigra), con 8 parejas en el Parque y 11 en su área de influencia; el lince (Linx pardina), con una población estimativa en 6-8 ejemplares; y el meloncillo ( Herpestes ichneumon). (Los datos expresados pertenecen al censo realizado en 1.992).jarales-brezales

   Cabe significar que cerca del 80% de las especies protegidas en España habitan, en mayor o menor cantidad en el Parque Natural de Monfragüe. Esta gran diversidad de animales está propiciada por la adecuada integración natural de roquedos, bosques, matorrales, ríos, pastizales, cultivos y dehesas, que aseguran a la fauna refugios de calidad y abundancia de alimento.

   En los roquedos habita el buitre leonado (Gyps fulvus), alimoche (Neophron percnocterus), águila real (Aquila chrysaetus), águila perdicera (Hieraetus fasciatus), halcón peregrino (Falco peregrinus), buho real (Bubo bubo), cigüeña negra (Ciconia nigra), cuervo (Corvus corax), chova (Pyrrhocorax pyrrhocorax), avión roquero (Hirundo rupestris), golondrina dáurica (Hirundo daurica), collalba negra (Oenanthe leucura) y el roquero solitario (Monticola solitarius), entre otros. En los árboles nidifica el buitre negro (Aegypius monachus), águila imperial (Aquila heliaca), águila calzada (Hieraetus pennatus), águila culebrera (Circaetus gallicus), milano real (Milvus milvus), milano negro (Milvus migrans), azor (Accipiter gentilis), gavilán (Accipiter nisus), y otras aves de menor tamaño cómo el arrendejo (Garrulus glandarius), rabilargo (Cyanopica cyanus), mirlo (Turdus merula), ruiseñor (Luscinia megarhynchos), etc.

río tajo

  Entre el matorral encuentran protección ciervos (Cervus elaphus), jabalíes (Sus scrofa), tejones (Meles meles9, jinetas (Genetta), zorros (Vulpes vulpes), gatos monteses (Felis silvestris), conejos (Orytolagus cuniculus) y, en especial el lince ibérico (Lynx pardina), auténtica joya de esta área.

  En los ríos del interior del Parque se pueden encontrar 26 especies de peces y 15 de anfibios, así como 2 de galápagos: el europeo (Emis orbicularis) y el leproso (Mauremis caspica). La nutria (Lutra lutra) abunda en las aguas del Parque y también diversas especies de aves como el chorlitejo (Charadrius dubius), martín pescador (Alcedo athis), zampullín (Tachybatus ruficollis), ánade real (Anas Platyrhinchos), garza real (Ardea cinerea), etc. También hay que destacar el aumento de anátidas durante el invierno, pasando los meses fríos en el Parque: porrones (Aythya ferina), cercetas (Anas crecca), etc.

 

  Futuro Parque Nacional:

  El área de Monfragüe ha sido catalogada, según el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Area de Monfragüe, en tres zonas:

   Zona A: Es la zona que actualmente coincide con los límites del Parque. Se presenta como un espacio de incomparable riqueza faunística, tanto por su diversidad y abundancia cómo por su rareza e interés científico. En esta zona predomina el bosque mediterráneo, además de formaciones geomorfológicas de indudable valor tanto paisajístico como natural.

   Zona B: Es una zona que circunda la anterior y, aunque también posee un alto valor ecológico, predomina el ecosistema dehesa, lo que denota un mayor grado de antropización.

   Zona C: Es la zona más humanizada quedando fuera de las dos zonas citadas anteriormente. De acuerdo con la Ley 471.989, en su título III, y +una vez efectuadas las investigaciones oportunas, la Administración propone incluir las zonas A y B citadas en un área que se denominaría Parque Nacional de Monfragüe, ampliándose la actual superficie a 23.110 has. Logicamente ésta denominación, al amparo de su protección legal correspondiente, enriquecería la futura Red de Espacios Naturales Protegidos que en Extremadura se quiere crear.monfragüe

   Ampliación y planificación del Parque Desde 1.979 hasta nuestros días, la administración y tutela del Parque ha pasado por diversos órganos públicos, primeramente nacionales y posteriormente regionales. Este hecho está ligado a la aparición en España de los entes autonómicos regionales. Así en nuestra región, es la Junta de Extremadura la que asume a partir de 1.983 la responsabilidad de la gestión y administración del Parque, a través de diversas Direcciones Generales. Actualmente, es la Dirección General de Medio Ambiente de la Consejería de Medio Ambiente, Urbanismo y Turismo la encargada de ello. No obstante, cómo organismo colaborador de la Administración se crea la Junta Rectora del Parque Natural de Monfragüe. Su función es la de colaborar con la Dirección General de Medio Ambiente en todo lo relativo al Parque.

   La ley 4/1.989 trae cómo novedad la aparición de nuevos instrumentos de planificación y gestión de los Parques: el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) (aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura en 1.995). Estas dos figuras serán los instrumentos básicos para la planificación y gestión del Parque. Con ellos se pretende " definir el estado de conservación de los recursos naturales, así cómo las medidas correctoras y restauradoras a tomar", en el caso del PORN; mientras que con el PRUG "se van a determinar los usos y aprovechamientos compatibles con la conservación de los recursos naturales del espacio".buitreras

   En cualquier caso si se han impuesto limitaciones y prohibiciones en los aprovechamientos que tradicionalmente venían realizando las propiedades particulares afectadas por el Parque: que han afectado principalmente a los aprovechamientos cinegéticos y forestales (corcho); de ésta manera secundaria se han visto mermadas las actividades ganaderas y agrícolas. Pero serán los dos primeros aprovechamientos citados (cinegético y forestal) los que tengan un mayor peso específico en la renta de cada una de las explotaciones, ajustándose a la renta del ecosistema dehesa.

  Estos hechos se agravan por cuanto no se contemplan posibles indemnizaciones económicas o de otro tipo a los propietarios afectados por las pérdidas derivadas de las limitaciones en los aprovechamientos cinegéticos, forestales y agropecuarios. Todo esto conduce a la ya histórica relación de conflictividad que mantienen la propiedad privada y la Administración, no sólo en Monfragüe sino que también se deja hacer eco en otros puntos de nuestra geografía regional: Parque Natural de Cornalvo, futuro Paisaje Natural Protegido de Tentudía.

  No obstante, se está persiguiendo la idea de declarar éste espacio como Parque Nacional, intentando que la actual superficie se amplíe a 23.110 hectáreas. Esta posible ampliación y la negativa a permitirse la práctica de la caza dentro de los límites del Parque son el origen de los recursos contencioso-administrativos presentados al Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Area de Monfragüe (PORNAM), aprobado mediante el Decreto 182/1.995 de 31 de Octubre.

   Consecuencia de la Ley de Caza de Extremadura en los aprovechamientos cinegéticos del Parque.

   La actividad cinegética está unida historicamente al espacio que ocupa el Parque Natural de Monfragüe. Las referencias pictóricas del Paleolítico, que podemos apreciar en algunas cuevas del Parque, nos dan las primeras referencias de esta actividad. Posteriormente, el "Libro de Montería" del Rey Alfonso XI (Siglo XVI) es un documento de indudable valor por cuanto que se menciona la caza que era practicada en las sierras de Monfragüe, donde se data incluso la presencia de osos (Ursus arctos). Cómo vemos, la actividad cinegética ha sido una constante a lo largo de la historia de éste paraje.

río tajo

   En estos terrenos, tradicionalmente el ejercicio de la caza ha estado ligado al aprovechamiento de las especies de caza mayor. Sin embargo desde la aplicación de la medida prohibitiva acerca de la práctica cinegética en el interior del Parque establecida en la Ley 8/1.990 de 21 de Diciembre, de Caza de Extremadura (Art.13.3), así cómo en la Ley 8/1.998 de 26 de Junio, de Conservación de la Naturaleza y de Espacios Naturales de Extremadura (Art. 17.3), se ha visto afectado este espacio de manera clara. Esta prohibición trae consigo:

  -Consecuencias económicas, por la reducción del número de actividades cinegéticas.

  -Especies cómo el ciervo (Cervus elaphus) y el jabalí (Sus scrofa) están experimentando un crecimiento desmedido en sus poblaciones. Las consesuencias directas de la excesiva población provoca graves desequilibrios en el medio: sobreexplotación de la cobertura vegetal, intromisión en los cultivos, presión sobre otras especies del Parque, etc.

   - Las poblaciones de ciervos dentro del Parque manifiestan un claro desequilibrio en la estructura de sus poblaciones, cómo lo demuestra la relación de sexos. La proporción de hembras es muy superior a la de machos, estimándose la cifra de 5:1 en algunas zonas, generándose una fuerte competencia intraespecífica que se traduce en una disminución de la calidad de trofeos de los machos.

   -Además, hay que añadir que especies reguladoras del equilibrio natural (predadores) cómo es el caso de lobo (Canis lupus), no están presentes en el área desde hace muchos años.

  En lo referente a las poblaciones de caza menor predominantes: perdiz roja (Alectoris rufa), conejo (Orictolagus cuniculus) y liebre (Lepus capensis), podemos destacar las enfermedades que está padeciendo el conejo (Mixomatosis y Enfermedad Vírica Hemorrágica), que están mermando sus efectivos de manera patente, afectando éste hecho a la perdiz, que ve cómo aumenta sobre ella la presión predadora por parte de predadores que tenían en el conejo su principal fuente de alimento.

 




© Senderos de Extremadura,1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

portada Volver al índice
[Volver al sumario] [Volver al índice general]