senderos de extremadura
pincha aquí para ver ampliación El Puente de Alcántara
Texto y Fotos: Juan Rosco Madruga, Sebastián Alonso Panchuelo

[Establecimientos de Alcántara en ALEX]
 Alcántara en árabe significa el puente y eso es esencia la obra de la que hoy tratamos aquí, del puente por antonomasia. Al hablar del puente de Alcántara es obligado referirse al Tajo, a la calzada romana, al templete y al arco triunfal.

pincha aquí para ver ampliación
El Tajo, el río más largo del Península, tiene en las fuentes antiguas continuas referencias, muchas de ellas míticas como aquella que cuenta la existencia en su desembocadura de una isla en la que se criaban los potros más veloces que pudiera haber y ello debido a que las yeguas, sus madres, eran fecundadas por el viento Favonio, el que soplaba desde el Oeste; los potros que alumbraban eran tan veloces, pero sólo vivían tres años.

La tradición aurífera del Tajo también es una continua referencia en las fuentes, a ello hace referencia Plinio cuando dice "el oro se encuentra en pepitas en los ríos; como el Tagus de Hispania ….no existe oro más puro, apareciendo pulido por el curso y frote del agua…" Refrendando lo anterior existe un dicho referido al Tajo que dice: "cuando el río sube la cabra bebe oro".

Existe también un dato referido a las aguas del Tajo y recogido por Elías Diéguez en el que se argumenta sobre la bondad de éstas para el cutis.
   La Calzada  
 
   pincha aquí para ver ampliación La calzada que discurría sobre el puente no está documentada, no se han encontrado miliarios ni aparece en los itinerarios de la época y viene determinada por la diferencia entre el ancho del puente y el de la edícula.
pincha aquí para ver ampliación
   
El conjunto: puente-arco–templo

Toda la obra de este conjunto está realizada en sillares de regulares proporciones, opus cuadratum, unidos en seco y en ocasiones como puede verse en algunos vestigio y ello nos hace pensar que ocurra en gran parte de la obra unidos con grapas en cola de milano.


En ocasiones estas grapas eran expoliadas, sobre todo en la Edad Media, para utilizar los metales, como queda patente tanto en el arco de Cáparra y también en el de Trajano en Mérida, en los que son fácilmente observables los agujeros practicados para llevas a cabo estas operaciones.

 
  El puente
   
Lo primero que impresiona del puente son sus medidas, que en modo alguno son grandes por capricho sino que están en íntima relación con la necesidad, con el "carácter" del río, de acusados estiajes y enormes crecidas.

pincha aquí para ver ampliación
La obra no parece datar toda de la misma época como podemos observar por los contrafuertes, que en lugar de aparecer trabados al resto de la obra aparecen adosados, lo que hace pensar en dos momentos constructivos diferentes, tal vez motivado por una reflexión sobre el comportamiento de la obra en su relación con el río, tal vez se hiciera evidente la necesidad de aumentar el peso de la misma para que neutralizara los empujes de las crecidas.

Realizado en sillares que están dispuestos a soga y tizón, es decir colocados longitudinal y transversalmente para dar solidez a la obra con el entramado. Descansa sobre la roca existente en el terreno la cual ha sido aplanada, como haciendo caja, para recibir los sillares.

Podemos decir por tanto que carece de cimentación, lo que acrecienta más si cabe su técnica constructiva. Es en esta zona de la cimentación en la que se encuentra el vestigio de unión de sillares a través de grapas en cola de milano a las que nos hemos referido con anterioridad.

Los sillares tienen aproximadamente las medidas estándar romanas y están trabajados sin un cuidado excesivo, rematándose con un acabado más firme en los bordes. El puente consta de seis arcos, todos ellos de medio punto, que cabalgan sobre cinco pilares y dos estribos. Los elementos constitutivos de los arcos, las dovelas, van rematadas en un segunda rosca de menos tamaño.
  
 
El templo

Puente y templo están construidos con sillares graníticos de las mismas medidas. La cubierta está resuelta por losas que apoyan en los muros laterales en uno de sus extremos y con la losa opuesta en el vértice del tejado. Su factura nos recuerda la del tesoro de los atenienses en Delfos.
pincha aquí para ver ampliación
Todo el conjunto, pero en especial el templo, se ha construido utilizando no la herramienta matemática sino la geométrica. Siendo de planta rectangular se debió utilizar para conseguir el primer ángulo recto, la cuerda de los doce nudos, recurso que aún empleamos en la actualidad pues sabemos que el ángulo del triángulo formado por los tres y cuatro nudos nos da el ángulo recto. Tomando la medida del cateto de cuatro nudos se llevaba sobre el cateto menor consiguiendo un cuadrado. La diagonal de este cuadrado llevada sobre el mismo cateto menor nos daba la longitud total del templo. De esta manera los romanos, con una frágil herramienta matemática por no conocer el cero, eran capaces de solucionar geométricamente planteamientos constructivos complejos. En la Edad Media este templo estuvo dedicado a S. Julián y fruto de ello fue la anexión de una espadaña y de una calavera con tibias, hoy en día desaparecida la primera y llevada a la parte posterior la segunda.

Posee una inscripción votiva dedicada a Trajano que también recoge toda una serie de consideraciones sobre el arte, y el valor de la obra tanto para dioses como para hombres y por fin, tras permitirse una licencia arcaizante al incluir en la dedicatoria a los dioses Romuleos nos presenta el nombre del arquitecto Cayo Julio Lacer y de su amigo el Igaeditano, por tanto de procedencia cercana a Alcántara, Curio Lacón que lo dedica con él.

pincha aquí para ver ampliación
  
 
El arco

A diferencia con los sillares del templo y el puente, los del arco son de una medida inferior y de un acabado más cuidado, todo ello aparte de otras argumentacionpincha aquí para ver ampliaciónes permite conjeturar a Liz Giral en su interesante trabajo que corresponde a otro momento constructivo. La altura del arco triunfal es de 13,12 metros; la anchura 11,5 mts. y la profundidad 2,61, que es la medida del lado del cuadrado conforman los soportes. El almenado que aparece sobre el arco y el escudo imperial son fruto de la restauración de Carlos I.

Aparecen inscripciones, unas originarias y otras que ocupan el lugar de las que desaparecieron y que podrían haber contenido la lista de todos los municipios estipendiarios, Sea lo que fuere, lo desconocemos.

Sobre el frontal del arco aparece la inscripción votiva: "Al emperador Cesar, hijo del divino Nerva, Nerva Trajano Germánico Dácico, Pontífice Máximo, Tribunicia Potestad por 8ª vez, Imperio por 5ª vez, Padre de la Patria".

Todo este conjunto no es sólo una zona monumental de enorme interés, es también una relación con los diferentes tiempos que desde su construcción han pasado, hasta nuestros días.

Si cada objeto tiene su historia más lo tiene un puente por su masiva utilización. De ello tenemos noticias como la del paso de Ordoño II cuando viniendo de saquear la Bética tarda en pasar el puente tres días con todo su botín.

Los tiempos han ido dejando también su huella en las construcciones, como la destrucción o la voladura de alguno de sus arcos de manera reiterada, el almenado del arco triunfal, las inscripciones, etc.

Testigos de otro tiempo nos dejaron su visión del puente en sus grabados o en sus descripciones. Referencias al mismo las tenemos incluso en títulos de novelas de reciente aparición.

También hemos de reseñar aquí el puente sigue "dialogando" con las generaciones actuales como pudimos ver en un programa de televisión llamado "La Aventura del Saber" en el pasado año, en el que un grupo de Diversificación del Instituto de Alcántara y Comarca apareció en el mismo haciendo, mediante herramientas diseñadas por ellos, mediciones del arco triunfal y también reproducciones en cartón y con soluciones geométricas de la edícula o templete.
  
 
Conclusión

Pasear por el puente aprovechando que tiene un tráfico poco abundante, mirando al río y a la presa, escuchando los argumentos de algún vecino del pueblo que se presta a contar su versión de la historia es algo que podemos recomendar a cualquier viajero que quiera serenar su espíritu viendo desde el puente escapar el agua en mil formas diferente camino del mar tenebroso.
SAN PEDRO DE ALCÁNTARA.
V ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO

pincha aquí para ver ampliación
Año 1499. Nace San Pedro de Alcántara. Sus padres son, el Gobernador de la Villa, Don Alonso Garabito y Doña María Vilela de Sanabria. Vive en Alcántara hasta los 14 años. Su madre lo manda a estudiar leyes a Salamanca.

Llegas, Pedro amigo, a una bella ciudad que deslumbra por su arte y por su Universidad, pero no te encuentras a gusto; el ambiente estudiantil te decepciona; sólo se piensa en dar felicidad al cuerpo y no al alma. Aconsejas a unos, llamas la atención a otros y cuando hay corrillos y conversaciones deshonestas, el acercarte tú dicen: "Que viene el alcantarino".

Te vas muy pronto al convento de los Majarretes, en Valencia de Alcántara. Este es tu ambiente, aquí te sientes feliz. A los 16 años recibes el hábito franciscano que llevarás para siempre sobre tus hombros. La oración y la penitencia te acompañarán toda tu ajetreada vida de viajes, visitas a tus conventos, predicaciones, confesiones…

A los 23 años eres diácono, y dos años más tarde Presbítero. Recorrerás muchos conventos en Plasencia, Badajos, San Onofre de la Lapa. Aquí escribirás tu libro más importante " Tratado de la Oración y Meditación" que tanto bien han hecho y sigue haciendo a las almas cristianas. Predicarás por Extremadura y Andalucía, visitarán a los Reyes portugueses en varias ocasiones y tu amistad con ellos será entrañable, nombrándote su confesor. Cuando vas a un Capítulo general de la Orden Franciscana en Italia, una enfermedad te retiene en Barcelona. Allí pincha aquí para ver ampliaciónconocerás y harás amistad con el Virrey y Duque de Gandía que más tarde será San Francisco de Borja.

Tienes 55 años. Has viajado incansablemente, has sometido tu cuerpo a terribles penitencias, quieres hacer vida retirada y te vas a Santa Cruz de Paniagua, pero sigues construyendo y fundando más y más conventos.

En la visita a uno de tus conventos caes enfermo, en Oropesa, Toledo; te recoge y te atiende el Conde del mismo nombre, tu amigo, pero tu sientes que el Padre te ha llamado junto a él y pides que te lleven al cercano convento de Arenas. Allí mueres para el mundo y naces para la vida eterna, el 18 de Octubre de 1562, con 63 años de edad y 47 de franciscano.

El papa Gregorio XV, beatificará a nuestro Santo y Clemente X en 1670, lo llevará a los Altares. A propósito, Pedro, ¿sabías que tú, has sido uno de los Santos que menos tardó en ser canonizado?. Sí que lo sabías, tú lo sabes todo. Tu vida fue tan santa y tus milagros tan palpables que la Iglesia Católica lo tenía muy claro.


© Senderos de Extremadura, 1999.
Queda prohibida la reproducción de la información gráfica y escrita sin autorización del editor

portada Volver al índice
[Volver al sumario] [Volver al índice general]